27 abril 2013

Salou y Benidorm se cambian los modelos turísticos

Salou tiene las claves sobre cómo captar a los turistas rusos. Benidorm, por su parte, cuenta con la fórmula precisa para atraer a los británicos y lograr que repitan visita año tras año. El mercado ruso copa ya el 80% del turismo de la localidad de la costa catalana, que sin embargo pierde cada temporada turistas británicos. En el otro lado de la balanza, la mitad de los turistas que ponen sus pies en Benidorm proceden del Reino Unido y las cifras de visitantes de esta nacionalidad mejoraron en 2012 y parece que esa senda de crecimiento va a seguir a lo largo de este año.

El porcentaje de turistas rusos en la capital de la Costa Blanca, no obstante, sigue siendo muy residual, de menos del 1%, aunque se espera un aumento para 2013 como resultado de acciones concretas que se van a desarrollar en este mercado.

Especialista un destino en mercado británico y otro en mercado ruso, Benidorm y Salou tienen previsto colaborar para compartir experiencias y «aprender y exportar las buenas prácticas» que funcionan al rival. Según explicó ayer la edil de Turismo, Gema Amor, la primera fase de esta relación tendrá lugar en marzo, momento en el que está previsto que representantes públicos y empresariales de la localidad tarraconense visiten Benidorm.

La comitiva de la capital turística de la Comunidad Valenciana se trasladará a Salou en mayo, coincidiendo con el inicio de la temporada alta del mercado ruso. Salou lleva meses detrás de Benidorm, ya no sólo para ver cómo y porqué el destino es líder en turismo británico, sino también porque está interesado en saber «cómo se está trabajando» la colaboración público-privada a través de la Fundación de Turismo y en saber «cómo se ha roto la estacionalidad», según detalló Amor.

Los primeros contactos los inició Salou en noviembre tanto en la World Travel Market de Londres como en el congreso de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) celebrado en Valencia. Sin embargo, no ha sido hasta Fitur cuando se ha concretado cómo y cuándo arrancará esta colaboración. Justamente de esta feria ha vuelto Benidorm con buenas expectativas sobre el mercado ruso. Según los datos trasladados por Natalie Tours, el principal turoperador del país, la previsión es que la captación de turistas rusos hasta Benidorm y la Costa Blanca crezca un 30% a lo largo de este año.

Unas previsiones que, de cumplirse, permitirían a Benidorm acercarse al objetivo que se ha marcado: conseguir que en dos años el mercado ruso represente en la ciudad al menos el 2% del total. El presidente de la patronal hotelera, Toni Mayor, señaló ayer que Benidorm y la Costa Blanca tienen «una oportunidad» para hacerse con parte del pastel del mercado ruso, ya que la costa catalana -que es enclave favorito de estos turistas- está «ya al límite de su capacidad».

Ante la dificultad de Cataluña para absorber las nuevas hornadas de turistas rusos -está previsto un incremento gradual del número de viajeros hacia España- la costa alicantina se coloca como una de las alternativas con mayores posibilidades. De ahí que la Fundación Turismo de Benidorm vaya a desplazarse el próximo mes hasta dos ciudades rusas -Kazán y Samara- para participar en sendos workshops en los que se podrá contactar con unas 400 agencias de viajes de la zona del Volga.

Y todo ello, sin descuidar el principal mercado extranjero: el británico. Según cifras trasladadas ayer por la edil de Turismo, tanto la compañía aérea Jet2Holidays como el turoperador TUI hablan de un crecimiento de turistas británicos a Benidorm durante el 2017. Mientras, el mercado nacional sigue siendo la gran incógnita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario