Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Que bonita es la mafia de los políticos

Les ves ahí con sus curas de adelgazamiento, o con sus mujeres nuevas, o con sus sonrisas educadas y elegantes, claveteando las dos filas centrales del anfiteatro del Auditorio Nacional de Música, y te das cuenta de lo mucho que les has admirado siempre. Tras el hundimiento de UCD eran, de hecho, tu gran esperanza blanca para ese proyecto de modernización liberal y kennediana que, a modo de revolución desde arriba, llevas veinte años propugnando para España. 
De Harvard a la London School, de Popper a Bertrand Russell, todo el saber contemporáneo parecía concentrarse en sus cráneos privilegiados. Desayunabas con Mariano en la biblioteca del Banco o te tomabas un whisky a media tarde con Miguel y ya tenías la página del domingo encarrilada. Nunca salías de vacío. Hablar con ellos ampliaba tus horizontes mentales, te hacía cargar las baterías, más que una semana en Boston, más que una mañana en Foyles. 
Frente al fraguismo altitronante y al guerrismo navajero, eran ellos los que de ver…

Primo de Rivera no era ningún borracho

Dos lozanos maestros, Campmany en el periodismo y Cela en la narrativa, andan liados con un soneto acróstico, de 1929, que se publicó como loa al dictador Primo de Rivera, pero que, leído verticalmente (la primera letra de cada verso) decía así: «Primo es borracho». 
Ambos maestros, más sus corresponsales y correspondientes informadores, Ussía y otros, han llegado a la conclusión de que el autor fue el cristiano-marxista José Antonio Balbontín, aquel exiliado que a la vuelta nos daba el coñazo místico en el Ateneo. Asimismo, han completado el soneto, del que sólo restaban en la memoria colectiva los dos cuartetos, como un fragmento ilustre de Heráclito el Oscuro (y que era tan claro). Uno piensa que, a la vista de las leyes de censura contra la Prensa que se están gestando, los periodistas acabaremos escribiendo nuestros editoriales y columnas en sonetos acrósticos, para evitar esa reclusión de fin de semana con que nos amenaza la Justicia. 
Cuando ya no se pueda denunciar nada para …

Una mujer con tres kilos de sal en el estómago

La reanudación de la vista oral del conocido caso del exorcismo del Albaicín, que acabó con la vida de Encarnación Guardia, de 36 años, en medio de un supuesto exorcismo, ha provocado gran expectación en medios judiciales y sociales ante el inicio de la declaración en los próximos días del forense responsable de la autopsia del cadáver de Encarnación, el director del Instituto Anatómico Forense, Manuel García Blázquez. 
Ayer declaró Carmen Guardia, hermana de la víctima, quien aseguró que el día de autos, el 31 de enero de 1990, vió a Encarnación «tirada en el suelo, con la bata abierta, desnuda y con muchos arañazos en el vientre». Explicó también que nadie de los presentes le ofreció su ayuda cuando quiso llevársela, sino que se pusieron a ver la televisión con Mariano Vallejo, «el Pastelero», que «estaba tranquilamente fumándose un puro», afirmó. Todos insistían a Carmen en que su hermana «sólo estaba mareada».
La impresión recibida por el forense García Blázquez cuando vió el cad…

La verónica inmortal de Victoriano

Las dos últimas semanas he tenido un inusitado contacto con la familia de Victoriano, su padre, el genio trágico de la verónica inmortal: almuerzo con Javier, su hermano y con César en Colmenar Viejo, en la Peña El Rescoldo; invitación de Rocío de la Serna a una exposición en la Galería Twin, uno de los focos de la modernidad de obra gráfica. No podía presentir que estos días con la familia La Serna, culminaran de forma tan luctuosa. Peñuca, 78 años, era un ejemplo de vitalidad burbujeante.
Precisamente en Twin expuso hace tiempo la que quizá fuera su mejor muestra: retratos de Morante de la Puebla, de Curro Vázquez y no recuerdo si también de Antoñete; algún plano de espaldas, –que es por donde se conoce a los triunfadores, según Luis Miguel– mas, preferentemente, el natural y la verónica sublimes. Siendo hija de Victoriano de la Serna, nunca la verónica podía faltar en sus lienzos; y más si esta era de Curro Vázquez o de Morante. Otra muestra, más reciente, en la misma sala en torn…

Rato tocando la campanilla parece un psicópata

Manolo March dio su copa de Navidad el jueves a la hora de las conferencias. Agradecí su invitación porque andaba escasa de temas y la ruta de los eventos suele deparar alguna sorpresa. Sonó la flauta. A la media hora de estar allí, ya era depositaria de una confidencia: Rafael Spottorno y María Pía se han separado. Como una separación conduce a otra, alguien añadió que lo mismo le ha ocurrido al Conde de Fontao. Se conoce que el virus de la Zarzuela también ha hecho estragos fuera de la Familia Real. Los motivos pertenecen a los interesados, pero es evidente que no corren buenos tiempos para la coyunda.
Son los efectos colaterales de una crisis que nos ha puesto al borde del haraquiri. Los que se libran de la cárcel, no se libran del psiquiatra. Rato, que sale en un vídeo tocando la campanita de la estación de Bankia, parece escapado del frenopático.
Manolo March recibió en Cappuccino Grand Café, un restaurante que también es su casa, su oficina y su negocio. El bohemio de la famili…