14 marzo 2014

Ryanair quita rutas de Valencia

Ni siquiera en verano remontará el vuelo el aeropuerto de Valencia. Los apuntes sobre la nueva temporada, que arranca el próximo 1 de abril, no son precisamente halagüeños. 

Todo indica que Manises continuará con la sangría de pasajeros, también en los meses fuertes del año. Su principal cliente, la aerolínea irlandesa Ryanair, reducirá considerablemente su oferta con el aeródromo valenciano. 

Habrá menos rutas y hasta un 25% menos de plazas que hace un año, según la compañía. Se pasará de 33 destinos a un máximo de 28.

La base de la low cost en Valencia se encuentra bajo mínimos desde que en el tramo final de 2013, la compañía aérea trasladara uno de sus aviones a Grecia, donde operará este verano. 

Las consecuencias de esta decisión ya se pueden apreciar, aunque será en la nueva etapa estival cuando se muestren con toda su intensidad.

Y es que lejos de incrementar plazas y rutas congeladas durante el invierno (como solía ser habitual en temporada alta), Ryanair reducirá sus destinos desde Valencia esta primavera-verano respecto a la oferta de 2013. 

Desaparecen en total siete conexiones, en otra se recortarán las frecuencias y tan solo se crearán dos nuevas, la de Bruselas, que en realidad está en funcionamiento desde la semana pasada, y la de Oporto, que se suprimió durante la temporada baja.

Del programa de la aerolínea se caen este verano los vuelos nacionales a Sevilla y Málaga; así como cinco destinos internacionales: Marrakech (Marruecos), Malta, Memmingen (Alemania), Trapani (Italia) y Oslo Rygge (Noruega). 

La ruta con Cagliari (Italia), por su parte, también sufrirá un tijeretazo. Ryanair sólo la operará durante los meses de julio, agosto y septiembre. Es decir, exclusivamente en temporada alta.

Desde la compañía aérea, su responsable de Marketing y Ventas para España, Luis Fernández-Mellado, vinculó este descenso a la limitada capacidad de la aerolínea, que está a la espera de recibir 175 aparatos encargados a Boeing para atender la fuerte demanda y proseguir así con su expansión internacional. 

Según sus previsiones, la primera entrega se producirá a finales del presente ejercicio. Al menos hasta entonces Ryanair mantendrá paralizados sus planes en Valencia.

En realidad, la escasez de aeronaves no es el único problema que lastra el futuro inmediato de Manises. La rigidez de las reglas del juego impuestas por Aena perjudican tanto al aeródromo valenciano, como al resto de instalaciones del país. 

Porque en España, a diferencia de otras naciones, las tasas se fijan cada año, lo que impide a las aerolíneas de bajo coste planificar sus rutas a medio y largo plazo. "En Reino Unido se pactan costes para un horizonte de cinco o diez años. 

Recientemente hemos cerrado un acuerdo en este sentido con el aeropuerto de Stansted, en Londres", precisó Fernández-Mellado.

Esto implica que en un escenario general de ajuste de rutas los destinos españoles se encuentren en inferioridad de condiciones frente a sus rivales en el sur de Italia y Grecia, donde los costes de operación son inferiores. Aunque no todos los aeródromos resultan afectados del mismo modo. 

En el de Alicante, se prevé que 2014 sea el mejor año de su historia. Ryanair mantiene aquí su contingente habitual. Se trata de conexiones, en su mayoría, con ciudades del norte de Europa, que eligen la Costa Blanca para hacer turismo.

Aunque el escenario aún podría ser mejor "Alicante está a medio gas. Si se dieran las condiciones, no nos centraríamos en explotar mercados maduros, sino que iríamos más allá", precisaron desde la compañía irlandesa, que ha introducido un abanico de modificaciones para mejorar la experiencia de vuelo entre sus pasajeros y mejorar su reputación a fin de llegar a nuevos clientes.


De este modo, los usuarios de la low cost podrán disponer de un asiento asignado de partida, embarcar con un segundo bulto de mano en la cabina o facturar una maleta a un menor precio. 

También se ha renovado la web para simplificar el proceso de reserva de pasajes (de 17 clics, ahora solo se requieren cinco). Y se ha introducido un periodo de gracia de 24 horas para poder hacer modificaciones en billetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario