02 marzo 2014

Alicante no ha hecho las gestiones para integrarse con la red de ciudades AVE

Alicante tiene en marcha una línea de Alta Velocidad con Madrid desde el pasado 17 de junio, al igual que Villena. 

Sin embargo, la segunda ciudad de la Comunidad Valenciana no ha hecho las gestiones necesarias para integrarse dentro de la red de ciudades AVE, un club compuesto por 19 ciudades de España y que ofrece un marco de colaboración con el operador Renfe para ofrecer promociones conjuntas a los turistas. 

Esto significa que, por ejemplo, los extranjeros no podrán utilizar el Spain Pass, la tarifa plana que ofrecen el resto de ciudades unidas por Alta Velocidad.

Los técnicos municipales pueden decir que se está trabajando desde el pasado mes de diciembre (casualmente, cuando los empresarios se dieron cuenta de que su ciudad no formaba parte de la red), pero eso no responde a la pregunta fundamental: ¿por qué no se ha hecho ya? 

El argumento de la situación económica no vale, teniendo en cuenta que el coste es de apenas 7.000 euros anuales y sí se ha destinado mucho más dinero a otras cuestiones que, en principio, no tendrían un impacto directo sobre la economía local. 

Sin ir más lejos, el concejal de Tráfico de Alicante, Juan Seva, se gastó el año pasado 100.000 euros sólo en poner un carril–bici dentro una rotonda.

Las gestiones de Castedo con la Alta Velocidad han estado salpicadas de polémica incluso antes de la llegada de la infraestructuras. 

En los meses previos, Renfe y Consell daban por hecho que se podrían vender billetes combinados desde Madrid para poder viajar, vía Alicante, a otras ciudades turísticas de la provincia como Benidorm. La alcaldesa irrumpió el debate, lo dinamitó y aseguró que no lo permitiría. 

Casi un año después, Renfe y Alsa están a punto de cerrar un acuerdo para que los viajeros que lleguen de Madrid se bajen en Villena para poder llegar a su destino.


Esta pasividad del Ayuntamiento ha tenido una repercusión directa para el sector hotelero.Los datos publicados afirman que la ciudad apenas notaba un incremento de visitantes procedentes de la infraestructura. 

En concreto, en el último tramo del año la capital había recibido 4.500 turistas más, pese a que en el mismo periodo la Alta Velocidad había desplazado más de un millón de viajeros entre Madrid y Alicante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario