01 octubre 2013

Sigue el declive del aeropuerto de Sevilla

El aeropuerto de San Pablo situado en la ciudad andaluza de Sevilla sigue perdiendo viajeros. La crisis económica y el descenso del turismo están azotando al aeródromo sevillano, puerta de entrada de gran parte de los visitantes extranjeros a la ciudad.

El descenso de viajeros un 17% el pasado verano debe encender todas las alarmas del principal motor económico de la ciudad. Aunque también llegan turistas a través del AVE y otros aeropuertos como el de Jerez, el declive de San Pablo es fruto también de la escasa apuesta de las aerolíneas por mantener vuelos directos con el extranjero.

De hecho, en la nueva temporada de invierno, Sevilla se quedará sin conexión directa con un mercado turístico tan relevante como el alemán, al cancelar Ryanair su vuelo con Niederrhein (Weeze). El Ayuntamiento y la Junta de Andalucía deben tener en cuenta este declive para evitar que Sevilla pierda su posición estratégica como puerta de entrada a Andalucía occidental. Pero ésta no es la única amenaza que sufre el aeropuerto. 

La imagen que ofrece y la falta de conexiones con la ciudad sigue siendo una de las asignaturas pendientes del turismo en Sevilla. Es cierto que el Ayuntamiento ha asumido e impulsado desde Tussam la línea de autobuses con el aeropuerto. También que se ha incrementado notablemente la vigilancia policial en la zona, pero el servicio de taxis sigue siendo deficiente y la información sobre tarifas escasa.

 A ese problema se suma la falta de conexión a través del tren, bien con la línea de Cercanías, directamente hasta el Palacio de Congresos y Exposiciones, o bien a través de la alta velocidad, como ha reclamado hace tres días el alcalde, Juan Ignacio Zoido, a la Junta de Andalucía: "Sería un importante foco de atracción. En todas las ciudades, el aeropuerto está bien conectado", recordó el regidor el pasado viernes

No hay comentarios:

Publicar un comentario