29 octubre 2013

Otra buena opción es hacer una ruta motera

Los colores del otoño tiñen ya las carreteras y no hay mejor momento que ponerse el casco y recorrer algunas de las rutas moteras más espectaculares de la Península Ibérica. La Guía Repsol ha diseñado diez escapadas imprescindibles para flotar sobre la carretera. 

Si usted aporta el ansia de libertad y de aventura, esta guía le proporciona todas las claves para realizar un viaje redondo, digno de recordar. Su información no puede ser más completa. Cada escapada ofrece una explicación de todos los parajes y pueblos que irá encontrando a su paso, así como reportajes relacionados para ampliar información.

 Por supuesto, cuenta con todos los datos prácticos que necesita el motorista, como la localización de las gasolineras y los restaurantes mejor recomendados para quitarse el casco y disfrutar de un merecido descanso. Además, un mapa detalla todos los puntos de interés y las preguntas que estos suscitan: ¿Cómo llegar? ¿Dónde dormir? ¿Dónde comer?

Las rutas son muy variadas y cubren zonas completamente distintas de nuestro territorio. Han sido seleccionadas por regalar grandes sensaciones. Si le tira el Mediterráneo, una opción es conocer el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar y desde aquí descubrir los encantos de La Alpujarra, recorriendo las faldas de Sierra Nevada hasta llegar a la ciudad de Granada.

El Mare Nostrum se intuye aunque no se ve en el interior de las provincias de Tarragona y Lleida, donde nos proponen otro viaje cargado de historia y simbolismo. Es la Ruta del Cister, que va enlazando los Monasterios de Santes Creus, Poblet y Vallbona de les Monges. Se trata de recorrido monumental y sobrio al mismo tiempo, salpicado por hermosos paisajes que parecen diseñados para que el viajero se encuentre consigo mismo.

Recorridos idílicos

En el centro de la península, la tentación se multiplica por cuatro. La ruta de los hayedos es amor a primera vista, especialmente ahora que empieza el otoño y las hojas cambian de color.

 Este recorrido idílico de 396 kilómetros nos lleva por la Sierra Norte de Madrid hacia tierras de Segovia y Guadalajara. Un lujo para los sentidos a través de carreteras de montaña salpicadas de pueblos con mucho encanto y los hayedos de Montejo, Tejera Negra y de la Pedrosa.

Otra ruta evocadora es la que nos lleva de Madrid a La Alcarria, una comarca situada en la submeseta Sur y que prácticamente en su totalidad ocupa la provincia de Guadalajara. Estamos ante una tierra tranquila que invita a perderse en ella y disfrutar del sosiego y belleza de esta zona.

Un clásico motero es la sinuosa ruta que transcurre entre Madrid y la localidad abulense de El Tiemblo, situado al pie de la Sierra de Gredos. Comprobará que el paisaje muta constantemente: el granito desnudo y los matorrales se alternan con robledales y pinares.

Además, las aguas del río Alberche han propiciado que se formen tres embalses: El Burguillo, el Charco del Cura y Puente Nuevo. No olvide que ésta es tierra de asados o, es decir, prepárese para tomar un plato de cochinillo, cabrito, carne de caza y cordero sin igual.

A Segovia tenemos que dirigirnos para acercarnos hasta el espectacular paraje de Las Hoces del río Duratón, el broche final de una ruta que comienza en los Montes de Valsaín, junto a La Granja y su palacio, y se detiene en la maravillosa ciudad del acueducto para que el motorista, si quiere, rinda pleitesía al famoso cochinillo del Mesón de Cándido.

Y el campo charro salmantino, limítrofe con tierras zamoranas, es el protagonista de otra de las propuestas, la ruta de Ciudad Rodrigo a Fermoselle, donde tropezará con las murallas de urbes fortificadas y algún hotel que hará las delicias de los amantes del vino, como la Hacienda Zorita.

Ya más al norte, un recorrido por la insólita ruta de los dinosaurios de La Rioja; otro por los yacimientos de Atapuerca al palentino Carrión de los Condes; y un último de León a Ponferrada, siguiendo el camino de Santiago, completan las escapadas moteras que propone la Guía Repsol, un aliado imprescindible para los amantes de los viajes sobre dos ruedas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario