23 mayo 2014

Los hoteleros de la ciudad de Alicante a favor de la lanzadera

El Ayuntamiento de Alicante se queda sin aliados en su cruzada por impedir que las zonas turísticas de la Costa Blanca, responsables de generar el 50% del Producto Interior Bruto (PIB) provincial, no puedan fletar autobuses directos desde la estación del AVE. 

Si el pasado miércoles el vicealcalde de la ciudad, Andrés Llorens, aseguró que las críticas venían sólo de "un empresario de Benidorm (en referencia a Antoni Mayor, presidente de Hosbec, la mayor patronal hotelera de la Comunidad Valenciana)", ayer se sumó también al debate la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante (APHA).

La segunda de la provincia y cuya principal representación está en la propia ciudad de Alicante. Su presidenta, Cristina Rodes, aseguró en declaraciones a el periódico El Mundo que, "lo lógico, es que la estación" de Alicante habilite las lanzaderas". 

"No tienen ningún sentido que los viajeros que llegan en AVE tengan tantos problemas para salir de la ciudad. Nos perjudica a todos".

Rodes, que forma parte del consejo del Patronato Municipal de Turismo –que preside la alcaldesa, Sonia Castedo–, aseguró que "este debate tendría que haber llegado mucho antes", no sólo "cuando se ha puesto en marcha la infraestructura". "Es necesario mejorar las conexiones de la estación. 

Y, si para ello hay que hacer un estudio, lo lógico sería abordarlo entre todos y cuanto antes", apuntó.

Para la presidenta de la APHA, "no se trata de que todos los municipios que quieran tenga un autobús disponible a las puertas de la estación, sino que haya una conexión con el norte [en referencia a Benidorm] y con el sur [Torrevieja]".

De hecho, entre las dos ciudades apenas han solicitado poner en marcha unos diez vehículos, pero el equipo de Gobierno (PP) se lo niega argumentando que dificultar el transporte de los turistas "es lo mejor para la ciudad". 

Un día después de que votasen en contra de crear una comisión sobre las lanzaderas, el presidente regional de los populares (y jefe del Consell), Alberto Fabra, aseguró que buscaría el consenso para poner en marcha estas conexiones. 

Su conseller de Turismo, Máximo Buch, fue menos diplomático el día anterior, y aseguró que las lanzaderas "tienen que estar sí o sí antes de verano".

Rodes también aprovechó para recordar que "la conexión del aeropuerto de El Altet con la ciudad de Alicante es deficiente", y apuntó que "no es lógico que no haya una conexión con el tren y sea necesario coger un taxi". 

En principio el Gobierno valenciano había planteado la creación de una línea del Tram hasta El Altet (la prolongación de la línea 1), que precisamente tendría que pasar por la estación del AVE a través de la Estación central del Tram, un añadido a la intermodal que PSOE y PP pospusieron en un consejo de administración de Avant para priorizar las obras del AVE. 

Esta estación, que el ex conseller Mario Flores llegó a presentar a los medios en 2010, se ha pospuesto sine die por la falta de fondos, por lo que la línea de tranvía también ha quedado aparcada. 

Aún así, Rodes instó a las administraciones encontrar "una solución" porque "la importancia que tienen los viajeros internacionales en la ocupación de la ciudad de Alicante es cada vez mayor y parece que el aeropuerto vive de espaldas a la capital".

Por otra parte, Rodes destacó el buen comportamiento de los hoteles de Alicante en Semana Santa: en total registraron una ocupación del 86%, 10 puntos más que hace un año. 

El mayor crecimiento, sin embargo, se experimentó en la ciudad Elche, donde se pasó de una ocupación del 40% en 2013 a más del 75% este año, con un ligero repunte de rentabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario