15 agosto 2013

Alicante como destino turístico ha decaído

Los hoteles de Alicante no pasan por su mejor momento: en enero reeditaron el peor arranque de año desde 2008 (un 33,71% de ocupación), y han tenido que hacer rebajas del 10% para captar nuevos clientes. Esta política los ha convertido en los cuartos más baratos de España, según los datos de rentabilidad por habitación del lobby turístico Exceltur.

En 2012 la media de ocupación fue de un 55%, prácticamente a niveles de 2009. De hecho, en el histórico de los últimos cinco años apenas se supera la barrera del 60% durante los años de salida de la Volvo Ocean Race (como 2008 ó 2011), lo que demuestra que la ocupación de la capital es muy sensible a la celebración de grandes eventos y que, según resume un empresario, «Alicante tiene unas 4.000 camas que siempre están vacías».

¿Sobreoferta? Los hoteleros creen que el problema principal es el posicionamiento en el exterior. Asumen que la ciudad tiene una oferta mutiproducto -como no paran de repetir desde el Ayuntamiento- pero falta «ése algo más» que permita convertirla en un destino consolidado. Los empresarios reclaman «un icono que nos haga distinguirnos», según explica el director de uno de los principales hoteles de la ciudad. «Tenemos uno de los mejores climas de España y el mar pegado al centro urbano. Muy pocos sitios pueden presumir de ambas cosas», indica. El sector también critica la «falta de implicación» de las administraciones públicas, «especialmente», señalaron, «de la autonómica y la local».

Lo cierto es que el Ayuntamiento no se ha caracterizado por una amplia gestión turística en los últimos años, especialmente desde que la alcaldesa, Sonia Castedo, asumió el mando del Patronato. Las mismas fuentes creen que el plan de competitividad, que está desarrollando la Agencia Local de Desarrollo, es «una buena oportunidad» para que la ciudad empieza a andar el camino correcto.

El portavoz de UPyD en Alicante, Fernando Llopis, ha realizado un estudio sobre los impactos que tiene Alicante en la web de Turismo, dependiente del Gobierno valenciano. En total, Alicante aparece por detrás de Benidorm, Valencia, Castellón, Elche, Xàbia y la Costa Blanca, con sólo 60.000 apariciones. En su opinión, «antes de reclamar una marca turística la ciudad tiene que conseguir un valor añadido, algo que Alicante ahora mismo no tiene». También reclamó «más atención» desde Valencia.

Precisamente ayer el Puerto de Alicante programó un «encuentro directo» de 46 destinos turísticos de la provincia con turoperadores de cruceros para, según su presidente, José Joaquín Ripoll, «buscar ofertas para intentar conformar un producto turístico que encaje con lo que buscan los cruceristas: cultura, gastronomía y compras». Este sector registró el año pasado un importante descenso del 30% en Alicante, debido a la marcha de la naviera MSC a Valencia. Sin embargo, el Puerto lo sigue considerando «clave» dentro de su estrategia de integración con la ciudad.

El diputado de Turismo, Joaquín Albadalejo, señaló que los cruceros representan un «segmento estratégico» para la Costa Blanca «por el tipo de turista que atrae, con un alto poder adquisitivo y, sobre todo, fiel al destino». En este certamen el Patronato expone el nuevo material promocional con criterios de imagen unificada por comarcas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario