18 junio 2014

Agua Mágica se prepara para abrir sus puertas

Agua Mágica ha comenzado la cuenta atrás para abrir sus puertas. Es cuestión de días: al final de esta semana comenzarán las pruebas y el 28 de junio quedará abierto al público, aunque no será hasta el día 3 de julio cuando se celebrará la fiesta de inauguración. 

Este calendario se enmarca en un ambiente de conflicto laboral con la plantilla de Isla Mágica, que no alcanza un acuerdo con los trabajadores para cerrar el convenio colectivo.

Tanto el comité de empresa del parque temático como Isla Mágica han mantenido hasta 17 reuniones, todas sin éxito, por lo que la plantilla se plantea llevar a cabo un calendario de protestas que podría iniciarse, precisamente, el 3 de julio, día de la inauguración de Agua Mágica.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), que ayer visitó las instalaciones del parque acuático junto al delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez (PP), y el director de Isla Mágica, Guillermo Cruz, hizo un llamamiento a la responsabilidad a este respecto y aseguró que "desde el primer momento" la empresa ha mostrado su "disposición y voluntad el diálogo para llegar a acuerdo con el comité de empresa". 

Así, confió en que se alcance un acuerdo que beneficie a todas las partes, incluyendo "a Sevilla y a los turistas".

"En su momento di el apoyo a los trabajadores cuando la anterior compañía traspasó la explotación del parque. Ahora hay que llamar a la responsabilidad porque no estamos en momento de perder oportunidades como ésta. 

No hablamos de precariedad en el trabajo, sino de no perder oportunidades como ésta y sacar adelante esta empresa", afirmó Zoido.

El alcalde valoró la apuesta realizada por Looping Group por Agua Mágica, con "una inversión tan fuerte de seis millones para la playa de Sevilla y una piscina de olas que es ahora mismo la mayor de España".

Además, destacó que la ciudad será "la única con unas instalaciones de estas características en un parque temático" y recordó que desde que empezaron las obras "hay una media de 150 personas trabajando".

Por su parte, el director de Isla Mágica confió en que este nuevo espacio sea un "revulsivo para seguir siendo referentes en turismo", al tiempo que señaló que si la temporada es "lo suficientemente rentable, se planearán inversiones y actuaciones de cara al siguiente año".

Así, recordó que el plan de inversiones es a medio y largo plazo y añadió que, "de momento, la venta de pases está en la línea de lo estimado". 

Cruz explicó que con Agua Mágica se prevé que casi el 70 o 75% de la afluencia al parque en verano entrará en estas nuevas instalaciones "unas 150.000 o 200.000 personas, lo que supone aumentar la asistencia también a Isla Mágica". "La temporada va en la línea prevista", subrayó.


Sin embargo, apuntó a la situación con la plantilla, con la que se encuentra "en plena negociación", aunque mostrándose convencido de que "se va a llegar a un acuerdo final", algo que espera que ocurra "lo antes posible". 

"Hay muchos flecos, pero lo más gordo ya está negociado. Sin duda alguna, nuestra intención es que haya el máximo empleo y las máximas condiciones para los empleados pero hay que flexibilizarlo en función de las necesidades del negocio", recalcó el director de Isla Mágica.

Quien negó que la intención de la compañía sea provocar que el conflicto derive en la aplicación del Estatuto de los trabajadores en lugar de cerrar el convenio colectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario