03 febrero 2014

El turismo gay

Hay un perfil estereotipado sobre los homosexuales que les atribuye espíritus cosmopolitas y cultivados, gustos refinados y cash abundante. 

También hay quien protesta y reclama normalidad a toda costa, pero lo cierto es que, en lo que al turismo se refiere, los gays tienen la cartera fácil.

Los datos de la Organización Mundial del Turismo apuntan que el colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) representa el 15% del gasto en viajes. Y más: lejos de sufrir mermas, este segmento crece a un ritmo del 10,3% anual, frente al 3,8% del sector general.

Y donde hay dispendio, hay interés. Las cadenas hoteleras, las compañías aéreas, las administraciones públicas, los touroperadores... 

Todos quieren posicionarse en el mercado del llamado dinero rosa aportando servicios personalizados al colectivo homosexual. Pero personalización no significa crear guetos, sino ofrecer condiciones específicas y normalizadas que atraigan y fidelicen clientes, al igual que sucede en otros nichos de mercado como el formado por los sénior, singles, familias, el turismo idiomático, etcétera.

El interés económico que suscita este sector está detrás de la celebración, dentro de Fitur, de la cuarta edición de Fitur Gay, un punto de encuentro entre clientes, profesionales del sector, aspirantes y más de 70 expertos, que compartirán sus análisis en diversas mesas redondas y ponencias.

Algunos de ellos serán representantes de prestigiosas entidades como el Instituto de Empresa, la Fundación ONCE y Barclays Bank.

También se dará cita el IGLTA, la principal asociación de turismo y negocios gays del mundo, que aprovechará para presentar su próxima convención mundial. Tendrá lugar en Madrid, en mayo, sucediendo a Chicago y precediendo a Los Ángeles, que será la anfitriona en 2015.


Frías es una localidad medieval burgalesa bien conservada, donde se imponen su castillo y su iglesia de San Vicente. Pero también es un destino gay friendly, esto es, un pueblo donde los turistas homosexuales son manifiestamente bienvenidos. 

Además de su hospitalidad, les ofrecen naturaleza, tranquilidad, patrimonio cultural, deportes de aventura y rincones románticos.

Con estos atractivos, Frías se presenta en Fitur con el aval de los más de 30.000 visitantes que recibe al año. Desde hace dos pertenece a una red mundial de la que también participan Sidney, Milán, París, Amsterdam, San Francisco, Madrid, Barcelona, Ibiza, Sevilla y Sitges, entre otras.

Fuerteventura es escenario, en su playa del Corralejo, de un festival destinado al público homosexual. Se trata de Rainbow, una combinación festiva de playa, buen clima, conciertos y otras actividades que buscan dinamizar el turismo en la localidad de La Oliva y alrededores.

En el expositor de Corralejo, Grandes Playas de la Feria, se promocionará el festival y se buscarán nuevos apoyos para impulsar la cuarta edición de este encuentro, que se celebrará del 4 al 8 de diciembre de 2014.

La sociedad evoluciona y las empresas turísticas están obligadas a hacerlo para no quedarse atrás. Por eso, el visitante podrá acercarse también a destinos que se preparan para los nuevos modelos de familias, ofreciendo programas donde estos nuevos clientes puedan sentirse cómodos y compartir experiencias con familias similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario