04 enero 2014

Mejorando el atractivo turístico de Barcelona

Buena noticias es sin duda la del acercamiento de criterios entre las diversas entidades que agrupan el comercio de Barcelona para llegar al consenso sobre la norma que ha de regir la apertura en domingos y días festivos. 

Sólo con el refrendo de todas las partes implicadas en el tejido económico comercial de la ciudad se podrá ser efectivo a la hora de implementar una norma que, aunque polémica en un principio, se demostrará necesaria. Ya que los turistas gastarán mucho más en la ciudad

La apertura de los establecimientos durante los domingos y días festivos durante todo el año en aquellas áreas de la ciudad más concurridas por los turistas será un reclamo más para los viajeros que nos visitan. 

La intención es determinar, de acuerdo también con el Consistorio, las zonas que existen en todos los barrios de la ciudad –no únicamente en el centro– que por sus edificios y monumentos tienen más concurrencia de turistas y situar allí las áreas con libertad de horarios. 

Esta uniformidad, en la que trabaja el área económica que lidera Sònia Recasens, es la mejor vía para no crear desigualdades en el territorio urbano y para evitar que sólo se sumen a la flexibilidad horaria las grandes marcas o cadenas comerciales, dando opción a que los pequeños establecimientos también puedan ponerlo en práctica. 

Las compras también son una forma de poner en valor el gasto que efectúan los turistas ponen en Barcelona, no sólo por sus pernoctaciones. El Ayuntamiento ha presupuestado por ingresos de la tasa turística 5,7 millones en 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario