06 enero 2016

Irina Shayk es una prepotente

BEATRIZ DE ORLEANS

POR NORMAL

Fue princesa consorte y condesa por nacimiento. Nunca ejerció ni de lo uno ni de lo otro. Tampoco necesitó mostrar sus blasones en un ambiente social donde se valora más el De en un apellido que un título académico. Ella tiene las dos cosas y prefiere presumir de licenciatura en Ciencias Políticas y dar conferencias como la última que ofreció en París sobre el matriarcado. Fue la cara profesional de Dior y ahora de un centro macrobiótico en Altea donde lo mismo se aloja la inquietante jequesa qatarí, su hija y sus 50 maletas como Alejandro Sanz o Sara Ferguson. A todos les convence para cambiar de hábitos y sustituir los excesos gastronómicos por soja en todas sus variantes. ¡Y lo consigue!

SHAKIRA

POR CARIÑOSA

Después de unos meses complicados donde dar carta de naturalidad a su noviazgo con Piqué ha resultado casi tan complicado como que Belén Esteban se aprendiera su guión en el cameo de Torrente 4 -la princesa del pueblo necesitó veinte tomas, mientras que a Shakira reconocer públicamente su nuevo estado emocional le ha costado siete meses- vuelve a la normalidad. Cuando se percató de que era absurdo esconder lo que ya sabía todo el vecindario del futbolista filtró fotos y horario de citas amorosas para romper las posibles traiciones. No sólo ha demostrado ser práctica sino muy cariñosa con sus admiradores. Recibió al chico que la imita como si fuera su amigo de toda la vida. Cualquiera con el síndrome Bardem lo hubiera obviado.

FRANCESCA THYSSEN

POR PESADA

No se puede dar caña gratuita a la madrastra por sistema. Su relación con Tita Cervera nunca ha sido buena y sus enfrentamientos podrían ilustrar cualquier manual de Psicología. No la aceptó nunca como quinta esposa de su padre y mientras éste vivió mantuvo un perfil poco agresivo. El barón marcaba las pautas económicas y por lo tanto, si quería la hucha repleta, debía sonreír a la mamá putativa. Una de sus últimas intervenciones corales ha sido para defender los intereses futuros de la fundación a la que casi no dedica tiempo. Ha vetado la iniciativa de la baronesa que quiere vender un cuadro. Aduce que era la tela preferida de su padre y olvida que la única que ha preservado la colección ha sido Tita. En sus manos no habría quedado nada.


POR PREPOTENTE

Hay bellas oficiales que no son capaces de asumir que su físico les sirve para solucionar su vida amorosa y que gracias a esas relaciones afectivas surgen los contratos profesionales. Dependiendo del pedigrí del enamorado el caché se revaloriza como el barril brent. Es el caso de la espectacular Irina Shayk. Su belleza impresionó a Ronaldo y desde ese día la chica no ha hecho otra cosa que ejercer de prepotente. Lo hizo con la revista GQ y lo volvió a repetir vetando a muchos medios españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario