01 diciembre 2013

Endesa Luz y Gas

El texto supone, además, un tirón de orejas para el Gobierno al advertir que la última reforma eléctrica –aprobada el pasado mes de julio– no incentiva la "competencia efectiva" entre las eléctricas en el nivel de generación energética ni en el de la venta final de la luz al cliente. Ambas actividades están, en teoría, liberalizadas, mientras que la distribución y el transporte de la electricidad a través de las redes es todavía un negocio regulado.

En España operan actualmente 116 comercializadoras de electricidad, de la cuales 102 se dedican al negocio doméstico. No obstante, Endesa, Iberdrola y Gas Natural se reparten cerca de un 94% de los clientes en el mercado minorista, según las cifras de la Comisión Nacional de la Energía (CNE)

Un 12% de descuento con Endesa luz y gas, para siempre en Término Fijo gracias a su nueva campaña.

Diez años después de su liberalización, el mercado eléctrico sigue arrastrando la falta de competencia entre los principales operadores a todos sus niveles.

Ésta es una de las principales conclusiones del informe sobre el sector presentado esta semana por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC).


Las eléctricas justifican el cierre del mercado en la existencia de una tarifa regulada. Competencia, en su último informe, aboga por suprimir este obstáculo tal y como han ido haciendo otros países europeos en línea con las recomendaciones de Bruselas. Actualmente un 68% de los hogares con una potencia contratada inferior a 10 kv, unos 17 millones en números redondos, se mantienen abonados a la tarifa doméstica.

En este escenario, la OCU ha puesto en marcha la primera compra colectiva de energía. Se trata de un sistema a través del cual cualquier comercializadora puede pujar por una cartera de clientes coordinada por la organización de consumidores. En sólo diez días ya hay más de 135.000 inscritos a través de la plataforma quieropagarmenosluz.

El plazo para apuntarse finaliza el próximo 14 de octubre. Dos días después, la OCU dará inicio a una subasta a la inversa entre comercializadoras en busca del mayor descuento. Gana la compañía que acceda a ofrecer una mayor rebaja.

La coordinadora de la puja comunicará a principios de noviembre a todos los inscritos mediante un correo electrónico el margen de rebaja existente entre la oferta de la eléctrica y la cantidad que actualmente paga en su factura, según el precio indicado a la hora de hacer la inscripción. La adscripción final y el cambio de comercializador es voluntario.

La puja de la OCU coincide en el tiempo con la subasta Cesur, que trimestralmente determina el precio de la energía en el mercado mayorista y que, en esta ocasión, se celebra pasado mañana en un clima de estabilidad en el mercado.

El recibo doméstico arrastra este año una subida aproximada del 1,4%, incluyendo los incrementos de enero, julio y agosto y una bajada del 6% en abril.

La OCU ha importado la iniciativa de otros países europeos como Italia, Bélgica, Holanda y la vecina Portugal, donde se llegaron a inscribir 600.000 personas.

La organización de consumidores asegura que cuanta más gente participe, mayor será la rebaja, que en otros Estado ha llegado a ser de 200 euros sobre el gasto anual en electricidad.

El presidente de la patronal eléctrica Unesa, Eduardo Montes, aseguró el pasado jueves en una entrevista en televisión que existe una "gran competencia" entre las compañías del sector y, en este sentido, calificó como "original" la subasta organizada por la plataforma de consumidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario